Algunos datos que no sabías sobre la cerveza

El estilo Imperial India Pale Ale
26 enero, 2017
Arroz a la cerveza con codillo
28 enero, 2017

Espiritual

En el antiguo Egipto, hace más de 4500 años, la cerveza fue considerada sumamente importante. Se le daba el mismo valor incluso que al pan, e incluso los egipcios atribuían su invención al dios Osiris, dios y juez de los muertos. Se colocaba junto con los objetos dentro de los sepulcros y en las ofrendas de los fallecidos para que los acompañara al más allá.

Pago

¿Te imaginas trabajar por cerveza? Los egipcios lo hacían. Si te has preguntado alguna vez cómo es que construyeron las pirámides, de acuerdo a Patrick McGovern, arqueólogo de la Universidad de Pennsylvania, a los trabajadores que construyeron las pirámides de Egipto y de Mesopotamia se les pagaba con cerveza.

Uso médico y estético

Debido a la relación comercial con Egipto, tiempo más tarde, los griegos de la antigüedad también conocieron la cerveza. Su sabor no era tan compatible con el paladar mediterráneo, por lo que como bebida recreacional, era consumida sólo por el pueblo. Sin embargo de manera medicinal se usó ampliamente, llegando a llamarla “oinos christinos”, el vino de los ungidos y enfermos. El padre de la medicina, Hipócrates, sostenía que la cerveza era un calmante que fortalecía corazón y las encías y la recetaba contra la hipertensión, la insuficiencia cardiaca e, incluso la fiebre.
De igual forma Herodoto, el famoso historiador, contaba que las mujeres de clase alta de Egipto usaban la espuma de la cerveza, aplicándose en el rostro y cuerpo, ya que según ellas, mantenía el frescor natural de la piel.

Ramificación entre cerveza y ale

Hasta el año 1400 la cerveza era producida con cebada, agua y levadura, con un poco de romero y tomillo para dar sabor y evitar que se estropeara. Fue hasta el siglo XV que se descubrió una nueva versión de cerveza, cuando mercaderes holandeses introdujeron el lúpulo. La flor seca de lúpulo se añade durante la producción de la cerveza, proveyendo el característico sabor amargo y el aroma de la bebida. A la cerveza sin lúpulo y con una fermentación alta se le denominó ale desde entonces, mientras que a la nueva se le dió el título de cerveza. El nuevo sabor fue tan popular que a partir del siglo XVIII todas las cervezas se fabricaron de esa manera.

fuente: El Universal